jueves, 10 de octubre de 2013

Convivir Sin Racismo consigue visitar el CIE de Murcia tras más de 10 años solicitándolo

A mediados de julio el Juez del Control del Centro de Internamiento de Extranjeros de Murcia dictó un auto en el que indicaba que las organizaciones de defensa de los derechos de las personas inmigrantes podían desempeñar su labor en el interior del Centro. 

Desde su creación en el año 2001 Convivir sin racismo ha hecho de los Centros de Internamiento de Extranjeros uno de los ejes de su trabajo. Durante todos estos años hemos pedido el cierre de estos centros en el que se mantiene detenidas a personas inmigrantes, durante un máximo de 60 días, en espera de su expulsión a sus países de origen, solo por el hecho de encontrarse en situación irregular en nuestro país. 

Pero el mantenimiento de estos centros también nos ha llevado a fijar nuestro trabajo en la defensa de los derechos de las personas internadas. Precisamente invocando esos derechos, durante todos estos años hemos solicitado a cada una de las autoridades y las administraciones que tienen responsabilidades en este tipo de centros poder acceder al interior y hacer un trabajo directo con los internos; un trabajo de apoyo social y de defensa de sus derechos. Tanto los sucesivos Delegados del Gobierno como las autoridades policiales, de quien estos centros dependen, nos han negado el acceso, denegando el derecho a los internos a obtener nuestro apoyo en la defensa de sus casos. El artículo 62 bis de la Ley Orgánica 4/2000, la conocida como Ley de Extranjería, establece el derecho a que se les facilite el ejercicio de los derechos reconocidos por el ordenamiento jurídico y a entrar en contacto con organizaciones no gubernamentales, diferenciando estas visitas de las que puedan realizar amigos y familiares. 

Ante la negativa de las autoridades policiales, tuvo que ser el Juez en funciones de control del Centro de Internamiento de Extranjeros el que dictara un auto, el 16 de julio, en el que recoge el derecho de las organizaciones de apoyo a los inmigrantes a hacer una labor social en el Centro de Sangonera

Ayer, miercoles 9 de octubre, pudimos finalmente entrar en el Centro y ponernos en contacto con algunas de las personas que se encontraban detenidas en ese momento. Nuestro trabajo queremos centrarlo en el apoyo a esas personas que muchas veces no tienen ni familiares ni amigos en Murcia porque han sido trasladados desde otras provincias, en la defensa de sus derechos sociales y jurídicos. Esperamos poder aportar, en colaboración con otras organizaciones de apoyo a las personas inmigrantes, nuestro grano de arena en la defensa de sus derechos. Porque una sociedad que respeta los derechos de los más débiles es una sociedad más respetuosa con los derechos de todos sus ciudadanos. 

..//..

Foto de Jesús G. Pastor tomada en el CIE de Zona Franca. Publicada en Periodismo Humano



No hay comentarios:

Publicar un comentario