lunes, 9 de septiembre de 2019

Convivir sin Racismo alerta del riesgo que supone dar voz a discursos supremacistas que estigmatizan a parte de la población a causa de su origen

El discurso contra la población migrante con argumentos falaces, repleto de prejuicios, como los que se escucharon en el pregón de las fiestas de Molina de Segura, es un ejercicio lamentable de soberbia, desprecio y manipulación que representa lo peor de nuestra sociedad.
Es penoso que un acto festivo popular como este, que debería servir para invitar a toda la población a disfrutar y compartir unos días de ocio y convivencia, se use para trasladar un monologo racista camuflado de ocurrencias y falsedades.
Nos sorprende además que ocurra en una ciudad que en muchos casos ha sido ejemplo de respeto y apoyo a diversas causas solidarias y humanitarias. Allí encontramos apoyo a la campaña salvemos la hospitalidad que iniciamos contra la reforma del código penal en España impulsada por el Ministro Gallardón para perseguir y castigar a aquellas personas que ayudaran a migrantes sin papeles o el acuerdo institucional del pleno del ayuntamiento donde se exigía al gobierno de España el cierre de los centros de internamiento de extranjeros y otras acciones desarrolladas por la Plataforma de la Inmigración de Molina de Segura y su incansable trabajo a favor de una verdadera política de acogida a inmigrantes que llegan huyendo de sus países en busca de una vida mejor para sus familias.
Desde Convivir sin Racismo alertamos del riesgo que supone dar voz a los discursos supremacistas que estigmatizan a una buena parte de la población a causa de su origen, alentado el rechazo al diferente y allanando el camino a formaciones abiertamente racistas y xenófobas.
La quiebra en la convivencia se alimenta por el cliché y la simplificación, por la palabra agresiva, la superioridad y la descalificación del otro. Si continuamos confundiendo a victimas con culpables, estaremos contribuyendo a deteriorar nuestro sistema de convivencia y debilitar nuestro estado social.

viernes, 26 de julio de 2019

Se cierra de forma provisional el centro de Internamiento de Extranjeros de Sangonera la Verde de Murcia.


Las deficiencias en el sistema de refrigeración del centro obligan a su cierre, pues supone un riesgo para la salud de las personas que allí se encontraban.

Desde Convivir Sin Racismo hemos venido trasladando tanto al juzgado de control como a la Dirección del CIE de Murcia, los problemas que ocasionaba el anómalo funcionamiento del sistema de refrigeración del centro pues no mantiene unas condiciones de temperatura adecuadas para el bienestar de las personas que se encuentran internadas y que en momentos de olas de calor como el actual y alta ocupación, resulta especialmente crítico pues no garantiza un ambiente confortable y adecuado para la salud que requiere un centro cerrado de estas características.

En la mañana del 24/07/19 nos dirigimos de nuevo al juzgado de instrucción núm. 9 de Murcia para trasladarle las duras condiciones que tuvieron que aguantar la noche anterior en el CIE de Sangonera la Verde, puesto que además de no funcionar la refrigeración del centro, los internos se encontraron al entrar en sus habitaciones con las ventanas selladas con soldadura lo que imposibilitaba su abertura parcial impidiendo de esta forma una ventilación natural de las instalaciones, lo que ocasiono que se alcanzasen elevadas temperaturas que además de impedir el descanso provocaron molestias, incomodidad, alto estrés, … especialmente perjudicial para grupos vulnerables como personas con enfermedades cardiovasculares y respiratorias crónicos como el asma u otros problemas de salud que allí se encontraban. Y de nuevo solicitamos que con carácter urgente y cautelar, determinen la clausura de las instalaciones del CIE de Murcia toda vez que no cuenta con un sistema de refrigeración adecuado para la salud e integridad de las personas.

Por ello nos felicitamos que se haya ordenado el cierre del centro de internamiento de extranjeros de Murcia y se evite el sufrimiento y el riesgo para la integridad de tantas personas. 



#cerremoslosCIE #losCIEmatan #CIEsNO

Entrada al CIE de Murcia. Foto: Convivir
..//..

martes, 18 de junio de 2019

Día contra los CIE en Murcia.

El lunes 17 de junio realizamos una concentración reivindicativa del “Día contra los Centros de Internamiento de Extranjeros”, sumando nuestras voces a la de diversos colectivos en lucha por el cierre de los CIE en todo el Estado.


Esta convocatoria se inicio hace ya siete años: para hacer visible lo invisible. Una iniciativa necesaria, urgente y abierta a todas aquellas personas individuales, colectivos de base y organizaciones de la sociedad civil que desde diferentes rincones alzan sus voces con un mismo fin: señalar y denunciar públicamente estos lugares de segregación, desposesión y vulneración de derechos de personas migrantes y racializadas; y luchar contra aquellos dispositivos de control, privación de libertad y deportación que separan, criminalizan, discriminan y rompen sin pudor nuestras relaciones, vínculos y redes comunitarias. 

Los CIE son un agujero negro en el Estado de Derecho. En ellos se priva de libertad a personas que no han cometido ningún delito, sino por el contrario, una mera falta administrativa: no han regularizado su residencia en el Estado español. Las personas encerradas en los CIE, además de ser nuestras vecinas, llegan hasta aquí expulsadas de lugares y situaciones adversas. A menudo se trata de contextos de violencia, guerras y persecución. Ningún motivo es vano o menos merecedor de protección. 

En 2018 fueron internadas un total de 7.855 personas en los Centros de Internamiento de Extranjeros operativas por todo el territorio del Estado, uno de estos se encuentra en Sangonera la Verde de Murcia. Más de dos tercios eran de nacionalidad Marroquí y Argelina. Además un total de 89 menores de edad fueron retenidos en estos centros, algo especialmente grave pues según las leyes de protección del menor y la propia ley de Extranjería, un menor de edad no puede ser detenido ni internado en un CIE.


Para finalizar el acto se hizo lectura al Comunicado CIE No por parte de los activistas de Convivir Sin Racismo que visitan el CIE de Murcia, un documento elaborado por las organizaciones de la campaña estatal por el cierre de los CIE.

domingo, 19 de mayo de 2019

#TeCedoMiVoto. Por el derecho al voto y a la participación política.


En las próximas elecciones autonómicas del 26 de mayo, los extranjeros que viven en España no podrán votar y los únicos extranjeros que pueden votar en las Elecciones al Parlamento Europeo son los ciudadanos de un país de la Unión Europea, mayor de edad, residente en España, empadronados en un municipio español y que manifiesten su intención de votar aquí.

En el caso de las elecciones municipales pueden votar los ciudadanos españoles mayores de edad residentes en España y los extranjeros residentes en el país que pertenecen a la Unión Europea y los residentes de terceros países con los que España tiene firmados acuerdos de votación, siempre y cuando que residan con autorización de residencia en España desde hace más de cinco años y soliciten previamente su inscripción en el censo electoral.
Los países con los que España ha firmado acuerdos son: Bolivia, Cabo Verde, Chile, Colombia, Corea, Ecuador, Islandia, Noruega, Nueva Zelanda, Paraguay, Perú y Trinidad y Tobago.

En la Región de Murcia, en torno a las 170.000 personas extranjeras empadronadas tienen más de 18 años y no tiene derecho a voto. El número de electores extranjeros inscritos en el censo electoral para ejercer su derecho al voto en las próximas elecciones municipales en la Región es de 16.474 de los cuales 13.008 son comunitarios. Esta cifra es insignificante si tenemos en cuenta que en nuestra región más de 105.000 personas cuentan con autorización de residencia en España desde hace más de cinco años.

¿En qué elecciones pueden votar los extranjeros?

Municipales
Autonómicas
Generales
Europeas
Solicitantes de asilo, refugiados y personas en situación irregular
No
No
No
No
Extranjeros pertenecientes a la Unión Europea
Si
No
No
Si
Extranjeros de terceros países si hay acuerdo firmado
Si
No
No
No

Valoramos como claramente insuficiente el actual marco normativo español vigente en materia de participación política de las personas extranjeras no comunitarias. El artículo 13.2 de la Constitución española permite el sufragio activo y pasivo de personas extranjeras en las elecciones municipales siempre y cuando exista un tratado internacional bajo el criterio de reciprocidad (que se le reconozcan los mismos derechos a los españoles en el país de que se trate)

En una sociedad democrática, el derecho al voto es una herramienta imprescindible de diálogo y participación, que debe acompañar cualquier proceso de inclusión social. Además es básico para que las personas extranjeras puedan hacerse visibles como parte de la ciudadanía e identificarse con un proyecto de sociedad y de estado, también es una forma de posicionamiento firme para revertir el racismo institucional y social.

Asimismo, el derecho a voto de toda la población, también es indispensable para consolidar y fortalecer la democracia. Si el completo de la ciudadanía no puede participar, decidir y ocupar espacios de poder, la democracia es débil y parcial.

Por ello manifestamos que:

El derecho al voto activo y pasivo no debe estar ligado a la nacionalidad. Debe ser inherente a la persona y, en todo caso, vinculado la residencia reconocida mediante el empadronamiento.

Todas las personas residentes en un Estado deben disfrutar del derecho a voto activo y pasivo, a elegir y ser elegidas por sufragio en todas las elecciones que se celebren en cualquier nivel.

 

Algunas de las personas que colaboran en Convivir sin Racismo han decidido donar su voto para que otras que no tienen reconocido este privilegio, puedan ejercerlo.

 

Si estas interesada en ceder tu voto o buscas a alguien que lo ceda para que puedas votar. Puedes escribirnos manifestando tu intención al siguiente correo electrónico

 

convivirsinracismo@gmail.com


jueves, 15 de noviembre de 2018

Impiden la posibilidad de usar el hiyad en un colegio concertado de Jumilla


Organizaciones sociales denuncian que la Dirección del Centro Educativo Cruz de Piedra de Jumilla impide la posibilidad de usar el pañuelo islámico a una niña en sus instalaciones.

La ONG Convivir Sin Racismo, la Federación de Asociaciones Africanas de Murcia y la Coordinadora de ONGD de la Región de Murcia denuncian estas prácticas que vulneran los derechos humanos y señalan que la Consejería de Educación tiene el deber de garantizar que se respeta el principio de no discriminación en la educación.
A una niña de 13 años no se le permite estudiar en el Colegio Concertado Cruz de Piedra de Jumilla por el hecho de llevar velo. El centro lo impide aduciendo una norma interna que prohíbe asistir a clase con prendas que cubran la cabeza, no teniendo en cuenta que el uso de símbolos y prendas religiosos y culturales es un elemento del derecho a la libertad de expresión y del derecho a manifestar la religión o las creencias, cualquiera que sea, en público y en privado.
Desde la Coordinadora de ONGD se han realizado diversas gestiones, a petición de la familia de la menor, ante la inspección educativa y el propio centro, para que reconsiderasen está decisión, pero tras varios intentos la dirección del centro educativo se reafirma en su decisión anteponiendo una norma arbitraria al cumplimento y respeto a derechos fundamentales.
Las Organizaciones sociales recuerdan que el artículo 16 de la Constitución reconoce la libertad religiosa, garantizándola tanto a los individuos como a las comunidades, «sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la Ley». Y que el Tribunal Supremo destacó en una sentencia sobre la prohibición del uso del velo, que las restricciones a los derechos humanos, incluido el derecho a la libertad de religión, deben ser prescritas por ley y deben ser conformes a la Constitución española y a las obligaciones internacionales contraídas por España en materia de derechos humanos.
Así mismo destacan que esta decisión no solo vulnera el derecho a la libertad religiosa, sino que además impide que una menor asista a clase con normalidad, aislándola de sus compañeros y compañeras durante varias semanas hasta que se matriculó en otro centro escolar, colocándole obstáculos al ejercicio de su derecho a la educación obligatoria.
Samira, madre de la niña que le impiden llevar velo en el colegio.

Por ello hacemos un llamamiento a la Consejería de Educación de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia para que garantice que las restricciones impuestas por las autoridades de centros escolares individuales al uso de vestimenta que pueda afectar al ejercicio del derecho a la libertad de expresión y de religión o creencias sean conformes con el derecho internacional de los derechos humanos. Pese al principio de autonomía de cada centro educativo, tanto el Estado como la Comunidad de Murcia tienen el deber de garantizar que se respeta el principio de no discriminación en la educación.
Y exigimos la retirada de cualquier norma interna en los centros educativos sostenidos con fondos públicos que condicione el derecho a la educación en función de si se lleva o no velo u otros símbolos y prendas religiosas y culturales.

miércoles, 27 de junio de 2018

Presentación memoria 2017; Migraciones, fronteras y centros de internamiento.


El miércoles 27 de junio presentamos nuestro informe anual "Migraciones, fronteras y centros de internamiento. Memoria CIE Murcia 2017, en el que tratamos de reflejar la realidad de las personas migrantes desde su llegada a las costas de la región, las formas de acogida, el encierro en Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) y la situación de los menores de edad que están solos.

Proyectamos el documental Archidona. La cárcel de los migrantes, un trabajo de la productora social EntreFronteras, que relata la situación que se vivió en esa centro penitenciario, tras la decisión del Gobierno de España de encerrar a más de 500 migrantes argelinos que llegaron a las costas de la Región de Murcia a finales de 2017.
El equipo de EntreFronteras recoge en el documental de 25 minutos las violaciones de los derechos humanos y los reclamos de los internos entrevistados posteriormente. Además añade el testimonio de los internos y familiares tras la muerte de Mohamed Bouderbala.




INTRODUCCIÓN A LA MEMORIA 2017

ANTE LA LLEGADA DE PATERAS A LA COSTA MURCIANA
Durante los últimos meses del año 2017 asistimos, con perplejidad, a una sucesión de hechos relacionados con la llegada y acogida de inmigrantes en la Región de Murcia, que han puesto de manifiesto la vulnerabilidad en la que se encuentra este grupo humano, víctimas a la vez de las mafias y de una política sin cabeza ni corazón que vulnera derechos fundamentales y garantías constitucionales.
Desde finales de septiembre del pasado año el goteo continuo de pateras al levante español puso en evidencia la inexistencia de un sistema de acogida que garantice una vez llegados a Europa, un trato humano y digno a las personas.
Durante las primeras semanas de noviembre 2017 llegaron a nuestra región casi un centenar de pateras con unas 900 personas. Durante los días 2 y 3 de noviembre unas doscientas personas llegaron a las costas de Cartagena, para lo que no estaba previsto ningún tipo de asistencia en puerto una vez fueron rescatados por Salvamento Marítimo.  Ante esta situación los agentes de policía reciben la Orden del Delegado del Gobierno en la Región, Sánchez Soliz, tras gestiones con la Comisaría General de Extranjería en Madrid, de poner en libertad a los personas que llegaron. A mujeres y niños sí se les facilitó un alojamiento, pero la mayoría de los recién llegados, quedaron en la calle, paseando por la ciudad de Cartagena durante toda la noche.
Cuando los medios de comunicación se hicieron eco de la noticia, fue cesado el Delegado del Gobierno pero las pateras continuaron llegando poniendo de manifiesto la falta de recursos, la asusencia de coordinacion y la improvisación para acoger de forma digna a las personas que estaban llegando a nuestras costas. Y en lugar de activar todos los resortes de una democracia avanzada como la nuestra, reforzando los puntos de llegada de inmigrantes, las infraestructuras y los lugares donde hacer el primer reconocimiento, se optó por el discurso del rechazo, la hostilidad y el miedo, que de manera ostensible lo capitaneó, el nuevo delegado del Gobierno de la Región de Murcia, Francisco Bernabé, que definió esta llegada como “un ataque coordinado a nuestras fronteras”. Este tipo de discurso en torno a los refugiados y los inmigrantes los deshumaniza deliberadamente para poder excusar su responsabilidad y el deber de toda administración pública de garantizar que los derechos humanos de los migrantes sean respetados y tratados con respeto y dignidad-
Los inmigrantes llegados a Cartagena en su gran mayoría argelinos, fueron confinados en un pabellón deportivo de la ciudad a la espera de su puesta a disposición judicial, un espacio que no reunía las condiciones necesarias para garantizar una estancia digna a las personas recién llegadas a nuestras costas.....

CONTINUA leyendo y descarga el informe completo en el siguiente enlace:


viernes, 15 de junio de 2018

Convivir sin racismo exige el cierre de los CIE y una política de inmigración inclusiva


Cada 15 de junio conmemoramos el día contra los Centros de Internamiento de Extranjeros, conocidos como los CIE. Una jornada en la que muchas organizaciones de defensa de los derechos humanos nos unimos en toda España para dar visibilidad a la existencia de estos centros. Esto es, para hacer visible lo invisible. Los CIE se usan, en la mayoría de las ocasiones, para recluir a personas extranjeras que no han cometido delito alguno, que han llegado a nuestra tierra y que solo buscan una vida mejor ante las amenazas, inseguridad y persecuciones que sufren en sus países de origen.

Las organizaciones que trabajamos a favor de las personas migrantes nos damos cuenta de lo difícil que es dar a conocer esta realidad. Un grupo de activistas en la defensa de los derechos humanos que formamos parte de Convivir Sin Racismo realizamos visitas al CIE de Murcia, en Sangonera la Verde, para entrevistarnos de forma periódica con las personas internas. Con esas visitas ejercemos una acción solidaria de acompañamiento y escucha, recogemos información sobre las circunstancias de su trayectoria migratoria, su detención y las condiciones de su internamiento. Con estos encuentros detectamos los problemas de las personas internas más vulnerables: los menores, los enfermos, personas a las que se debería dar protección internacional, aquellas que manifiestan haber sido agredidas o haber recibido un trato denigrante por parte de la autoridad que les custodia.
Y la realidad de nuestro acercamiento directo al CIE de Sangonera la Verde de Murcia, a través de estas visitas que venimos realizando desde 2013, nos muestra que los centros de internamiento de extranjeros son cárceles racistas, centros de sufrimiento desproporcionado, espacios de opacidad e impunidad policial, en los que la vulneración de derechos forma parte del día a día. Por ello exigimos el cierre inmediato de los centros de internamiento de extranjeros en España.
Según los datos oficiales facilitados por el Ministerio del Interior, un total de 1.056 migrantes, procedentes de 42 nacionalidades distintas, pasaron el pasado año por del CIE de Sangonera la Verde en la ciudad de Murcia. Menos de la mitad, sin embargo, 508 personas exactamente, fueron enviadas finalmente a sus países de origen. El 98 por ciento de las expulsiones desde el CIE de Murcia se produjeron a personas procedentes del Magreb: en concreto, 408 a Argelia, el 80,32 por ciento, y 90 a Marruecos, un poco más del 17 por ciento.
Así pues, en el año 2017 un total de 548 personas recluidas en el CIE de Murcia tuvieron que ser puestas en libertad ante la imposibilidad de ejecutar la orden de expulsión, colocándolas en algún recurso de acogida de alguna organización no gubernamental o, en muchos casos, directamente en la puerta del centro de internamiento. Se les pone en la calle en lugares distintos de donde vivían, en ciudades donde no conocen a nadie, sin más medios que un billete de autobús para llegar al centro de la ciudad para buscar un comedor social donde poder alimentarse o un lugar donde dormir, en el mejor de los casos, un albergue, y la mayoría en un jardín o casa abandonada.
El centro de Sangonera la Verde se utiliza fundamentalmente para retener e identificar a personas que han llegado en la ruta de pateras entre Argelia y el levante español, convirtiéndose en la práctica en una cárcel para inmigrantes magrebíes. Una cárcel donde no se garantiza ni respeta los derechos fundamentales, ni su dignidad, de centenares de personas que se juegan la vida por diferentes motivos para llegar a Europa.
Esta situación se mantiene inalterable en los últimos años, como hemos venido denunciando desde diversos ámbitos académicos y de organizaciones de defensa de los derechos humanos. A pesar de que la ley configura la privación de libertad como algo excepcional, en los CIE se continúa abusando del internamiento, como lo demuestra que la mayoría de las personas que sufren el paso por uno de estos centros nunca debería haber pasado por ellos, pues finalmente no son expulsables. Y esto lo saben perfectamente tanto la policía como los jueces que ordenan su internamiento.
La Región de Murcia se ha convertido en los últimos años en una puerta de acceso a Europa de inmigrantes procedentes del conteniente africano, en especial de Argelia. Las costas de la Región y, especialmente,el puerto de Cartagena, son lugares de llegada de un grupo creciente de personas, siendo cada vez más numerosos los menores de edad que viajan solos, pasando de 44 jóvenes en 2014 a 463 durante el pasado año 2017. A pesar de este extraordinario incremento, ni el Gobierno de España, ni la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, han reaccionado incrementando los recursos y facilitando una solución ante el colapso evidente de la red de acogida y protección a menores en la Comunidad Autónoma.
Y cuando no se ponen los medios adecuados para atender a estos niños y niñas que se encuentran fuera de sus comunidades de origen, lejos de sus familias y son recibidos excluyéndoles en el acceso a los servicios básicos, nos encontramos con cifras escandalosamente bajas de estancia media en los centros de protección de menores migrantes de nuestra Región, pues ha sido inferior a un mes en el 80 por ciento de los casos atendidos.
Esto supone que unos 300 niños y adolescentes que han pasado por la red de centros de protección a menores extranjeros no acompañados en nuestra Región, desaparecieran de sus instalaciones sin conocer su destino durante el pasado año.
Una situación que ha sido perfectamente retratada por Save The Children en su último informe “Los más solos; menores migrantes no acompañados”, que señala que “…España es uno de los países que aún no ha logrado proporcionar un sistema de acogida y protección adecuado a la infancia en movimiento, y dar respuesta a las inquietudes y necesidades de los menores migrantes que cada año llegan a su territorio. Aquí, estos menores de edad se encuentran con políticas que no les protegen de forma individualizada y que les acaban quitando la poca infancia que les queda”.
En este día queremos enviar un mensaje de apoyo y solidaridad a las decenas de migrantes, con el respaldo de entidades sociales, que han vuelto a recurrir a los encierros en la antigua Escola Massana de Barcelona para reivindicar sus derechos: exigir más facilidades para conseguir papeles de residencia o padrón, recuperar la sanidad universal, reclamar que se deje de penalizar el top manta o que se cierren los CIE. Reivindicaciones, entre otras, que hemos recogido en el cartel de esta convocatoria. Sus sueños son también los nuestros y desde aquí también trabajaremos para extender su protesta.
Y no queremos olvidar a las trabajadoras y trabajadores del  campo de esta Región que soportan condiciones de trabajo indigno en muchas empresas agrícolas. Hablamos de salarios irrisorios, jornadas de hasta 15 horas diarias, un solo día de descanso a la semana como mucho, desplazamientos peligrosos en furgonetas desvencijadas y cotizaciones muy por debajo de las reales, trabajos a destajo prohibidos. No olvidemos que el 90 por ciento de los trabajadores del campo de la Región de Murcia sufre explotación laboral, y en su inmensa mayoría son inmigrantes. Por ello queremos saludar y recordar aquí la lucha de las trabajadoras temporeras de la fresa en Huelva, ya que estos días hemos conocido por la prensa alemana la situación de explotación laboral y sexual que están sufriendo, que no es muy diferente a la que en esta Región se ha denunciado en diferentes momentos por trabajadoras de almacenes de frutas y hortalizas. Visibilizar y denunciar la explotación ayuda a vencerla.
Por todo ello, afirmamos que es necesario y urgente cambiarlas leyes que permiten la explotación y la persecución de las personas por su procedencia o color de piel, comenzando por la Ley de Extranjería, la reforma laboral, la Ley Mordaza... Necesitamos políticas inclusivas que permitan acoger a las personas con dignidad y mirarlas sin miedo. Estos son nuestros retos y esta tarde, aquí, os invitamos a que os suméis a las luchas y deseos en favor de quienes ven sus derechos humanos vulnerados.
¡Ningún ser humano es ilegal¡
¡Ninguna valla decide sobre los derechos de las personas¡
¡Migrar es un derecho, no un delito¡
..//..

Convivir sin Racismo alerta del riesgo que supone dar voz a discursos supremacistas que estigmatizan a parte de la población a causa de su origen

El discurso contra la población migrante con argumentos falaces, repleto de prejuicios, como los que se escucharon en el pregón de las fies...