martes, 15 de septiembre de 2015

Es intolerable la pasividad de los Gobiernos de la Unión Europea ante la llegada de refugiados y la muerte de cientos de inmigrantes

Comunicado de la Coordinadora de ONGD para el Desarrollo de la Región de Murcia, Rasinet, Murcia Acoge y Convivir Sin Racismo de Murcia - 10 de septiembre; concentración de apoyo a los refugiados.

Durante siglos, el continente europeo ha sufrido numerosas guerras que trajeron consigo hambrunas y pobreza. Millones de personas tuvieron que abandonar sus hogares buscando una vida mejor para ellos y sus hijos. La población española no fue ajena a  los movimientos de refugiados y personas desplazadas por conflictos que conoció su máximo apogeo como consecuencia de la guerra civil.

A pesar de esta larga historia de emigración y sufrimiento, la Unión Europa sigue empeñada en no modificar las políticas que están causando gravísimos problemas a centenares de miles de personas en busca de asilo o de mejores condiciones de vida, pese a la incesante demanda, desde hace años, por parte de numerosos movimientos sociales e instituciones.

No es solo una crisis humanitaria. Es el estrepitoso fracaso de una política mal llamada migratoria y que se reduce a un indecente y millonario control de flujos (Frontex, Eurosur…) sostenido sobre el discurso del miedo a la invasión del diferente. Los cayucos, Lampedusa, Ceuta y Melilla, la situación en Serbia, Grecia o Macedonia son consecuencias estructurales de esa  desenfocada política, no las causas.
No es solo una crisis de refugiados. No podemos, ni debemos quedarnos sólo en una respuesta de emergencia a todas esas personas que, efectivamente, necesitan de nuestra protección. La realidad que hoy vivimos, es el resultado de una falta de políticas coherentes que aborden la complejidad de las causas que motivan la movilidad humana. Falta de coherencia en política exterior, en política económica, en políticas de cooperación para el desarrollo.
Es el resultado de una ausencia de política de cooperación para el desarrollo que olvida que detrás de cada decisión de abandonar una casa, un trabajo  y una vida hay una causa de expulsión (la guerra, la falta de oportunidades, el cambio climático…) y personas a las que proteger y garantizar sus Derechos Humanos.
Desde la Coordinadora de ONGD para el Desarrollo de la Región de Murcia, Rasinet, Murcia Acoge y Convivir Sin Racismo de Murcia,
Denunciamos la intolerable pasividad de los Gobiernos de la Unión Europea ante la llegada de refugiados y la muerte de cientos de inmigrantes en su intento de llegar a Europa.
Hacemos un llamamiento a impulsar un amplio movimiento ciudadano que reclame de las instituciones mayor implicación en la acogida de las personas refugiadas.
y exigimos un cambio radical que pase por:

·         Crear vías de protección y acogida efectivas para los refugiados, respetando los convenios internacionales que obligan a la UE a conceder asilo a quienes cumplen con los requisitos para ello, facilitando puntos de recogida de dichas demandas en las fronteras de la UE y en las embajadas de los países vecinos, asegurando el transporte hasta la UE y el libre tránsito por la misma, de quienes hayan visto aceptada a trámite su demanda como forma, no sólo de garantizar la dignidad de estas personas, sino la manera más eficaz de acabar con las mafias que se aprovechan de esta situación. Derogar el Reglamento de Dublín.
·         Generar y desarrollar más vías legales de acceso a nuestro territorio a las personas migrantes y proceder a la regularización de las personas inmigrantes que se encuentran en la UE en situación irregular. Esto se ha hecho en el pasado en toda una serie de países y es la manera más justa y eficaz de luchar contra la precariedad, la explotación y el tráfico de personas. Está más que demostrada la falsedad de la pretendida teoría del “efecto llamada”. Las personas seguirán viniendo aunque se les cierren todas las puertas. Por ello, la UE ha de ofrecer vías de acceso regular, mediante la concesión de visado de entrada, en los países en lo que actualmente esto es una quimera.
·         Asumir las graves responsabilidades políticas que la UE tiene en el origen y desarrollo de buena parte de los conflictos que están provocando, en África, un éxodo masivo de sus nacionales. Cambiar radicalmente las relaciones económicas de intercambio desigual y los mecanismos de cooperación que privilegian a los países donantes. Cesar los convenios dirigidos a externalizar el control de fronteras haciendo de esos países gendarmes de la UE. Detener la venta de armas a dichos países Visibilizando que la movilidad humana es siempre una oportunidad para nuestra vieja Europa y no un riesgo.

Estamos huérfanos de una verdadera política de migraciones. Pedimos a los gobernantes que asuman con responsabilidad el reto histórico de parar de construir vallas, muros y rejas proponiendo soluciones y políticas que pongan en el centro a las personas. Ha llegado el momento de la verdad para Europa, reafirmando los valores sobre los que fue construida. Ahora tenemos la capacidad de evitar que las futuras generaciones se avergüencen de aquello que se creyó no era posible.
..//..

No hay comentarios:

Publicar un comentario