martes, 21 de junio de 2016

Convivir Sin Racismo denuncia indefensión, restricción de derechos y presencia de menores en el CIE de Murcia

Esta asociación ha presentado su Informe 2015 sobre las condiciones de las personas extranjeras internadas en el Centro de Sangonera la Verde


Murcia, 21/06/2016. Convivir sin racismo ha elaborado un informe que recoge el trabajo realizado durante el año 2015 por un equipo de 25 personas activistas quienes hacen una labor altruista y solidaria de acompañamiento a las personas retenidas del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Murcia, situado en Sangonera la Verde, así como de fiscalización de las condiciones de su internamiento.
El informe analiza las 500 entrevistas realizadas a lo largo del pasado año, entre las que destacan situaciones especialmente graves, como la presencia de menores en el CIE o los testimonios de maltrato por parte de agentes de la policía que deberían garantizar su seguridad.
También recoge la indefensión que sufren las personas extranjeras por no poder acceder a la información básica sobre su expediente (abogado de oficio, Juzgado del que dependen, hora y día de su expulsión…), así como la falta de comunicación con sus letrados o la presencia de personas con enfermedades mentales o convalecientes de dolencias que les impiden una vida autónoma.
A ello se añade que el CIE no cuenta con una asistencia sanitaria permanente, a la vez que existen importantes carencias en las condiciones higiénico-sanitarias de las instalaciones del centro, donde el sistema de aguas residuales no es el adecuado y presenta continuos desperfectos.
Durante el año 2015, Convivir sin racismo atendió a 211 personas, de las que 137 manifestaron que llegaron a España en patera. En su mayoría se trata de personas de origen argelino, de las cuales un tercio presumiblemente eran menores, que llegaron a las costas murcianas por la ruta argelina de pateras. La mayoría de las personas internas proceden de la provincia argelina de Mostaganem.
Fugas y amotinamiento.
Entre los contenidos del informe 2015 destacan las dos fugas y un amotinamiento en las instalaciones del CIE. A este respecto, Convivir sin racismo denuncia el acceso y la presencia de agentes de unidades de operaciones especiales del Cuerpo Nacional de Policía a las habitaciones y zonas comunes de los internos.
Otro dato que recoge el Informe 2015 sobre el CIE de Murcia es la ausencia de ropero, lavadora y secadora a disposición de los internos, por lo que la mayoría de ellos se ven obligados a llevar la misma ropa durante el período que permanecen ingresados en el centro. Esta situación llevó a los activistas de Convivir sin racismo a paliar la falta de higiene y dignidad personal a la que se ven sometidas las personas extranjeras internas con el suministro de ropa, calzado, abrigo y ropa interior. Para ello han contado con la colaboración de la Fundación Jesús Abandonado y de la Comunidad de la Parroquia de La Paz.

A tenor de la situación reflejada en el Informe 2015, Convivir sin racismo llega a la conclusión de que hay que exigir el cierre del CIE de Murcia porque es un lugar donde no se respetan los derechos humanos, ni se cumplen las leyes y el reglamento que regulan su funcionamiento, y porque no garantiza los derechos de toda persona a su integridad física y psicológica, a la salud, a la asistencia jurídica y social, a la comunicación sin trabas y al derecho a tener derechos.

Puedes descargar el informe completo en el siguiente enlace:

No hay comentarios:

Publicar un comentario